Bienvenido a al sitio del Dr. Julio César Escot

Horarios de Atención : Lunes a Vienres - de 8hs. a 17hs.
  Teléfono : 4744-9453

Respiraciones Terapéuticas

La respiración es el primer acto que realizamos en el momento del nacimiento y el último que realizaremos en el momento de la muerte física, además es la única función gobernada por el sistema neurovegetativo, que puede ser regulada por nuestra voluntad. Recordemos que el sistema neurovegetativo regula y mantiene todas las funciones involuntarias de nuestro organismo, tales como la frecuencia cardiaca, la respiración, el peristaltismo intestinal, la tensión arterial, etc.

De todas estas funciones, la única modificable sin previo entrenamiento es la respiración, ya que podemos respirar más profundo o más prolongado o bien podemos mantener unos segundos de apnea con solo desearlo y ponerlo en el acto. Además la respiración está íntimamente ligada a las emociones y varía según nos hallemos excitados o deprimidos, o si estamos con broncas o con miedos. Como contrapartida podemos controlar nuestras emociones con solo controlar la respiración, previa toma de conciencia de como nos encontramos. Si hacemos más lenta y más profunda la respiración, nuestro estado de aceleración disminuye y nos relajamos con más facilidad, por el contrario si estamos deprimidos y respiramos a mayor presión, nos inflamos energéticamente y mejora el estado en el que nos encontramos.

Durante las prácticas adecuadas de respiración terapéutica, el simple hecho de distribuir el oxígeno en forma más uniforme por nuestro organismo, existe una mayor sincronización de la respiración celular y de la producción de energía interna (A.T.P.).

Por este mecanismo, la respiración bien practicada conduce a sanar un gran número de enfermedades del sistema cardiovascular y respiratorio, así como disfunciones emocionales que dependen de niveles de sustancias internas (Neurotransmisores) alterados por un mal metabolismo respiratorio celular y una inadecuada desintoxicación.
Existe un músculo fundamental en la dinámica respiratoria, que es el diafragma que se halla ubicado entre el tórax y el abdomen, es decir entre dos cavidades que poseen una cierta movilidad. Además, los músculos que conforman estas dos cavidades, son accesorios en el proceso respiratorio, es decir que colaboran con el diafragma en realizar la inspiración y la exhalación.
El diafragma es el músculo más poderoso del cuerpo, ejerce una perfecta acción de bombeo, comprimiendo al hígado, el bazo, el estómago y los intestinos y estimulando toda la circulación abdominal y portal.
Al comprimir los vasos sanguíneos y linfáticos, el diafragma favorece la circulación venosa desde el abdomen hacia el tórax.
El número de movimientos del diafragma por minuto es una cuarta parte de las contracciones que realiza el corazón. Por su poder hemodinámico es mucho mayor que el de las contracciones cardíacas, porque su superficie de bombeo es mucho mayor y porque su capacidad impulsora es mucho mayor que la del corazón. En realidad actúa como un segundo corazón.

En el momento de la inspiración el diafragma se contrae y desciende hacia la cavidad abdominal, masajeando los órganos internos que en ella se alojan. En ese descenso, el diafragma favorece el descenso de los alimentos que llegan al estómago para que luego continúen su tránsito por el resto del tuvo digestivo. Si el diafragma no desciende lo suficiente los alimentos se estancan y bajan con más lentitud, lo que produce sensación de distensión y plenitud gástrica. Si bien este proceso no depende en forma directa de la oxigenación celular, es una cuestión mecánica donde el principal músculo respiratorio participa. Esto se observa con mucha frecuencia en los casos en que las tensiones invaden lo alto de nuestro cuerpo por excesos de pensamientos o preocupaciones. Al no descender el diafragma, la presión de energía queda en lo alto provocando contracturas, cefaleas, vértigos, y muchos otros síntomas asociados.

La circulación de energía en nuestro cuerpo está compuesta por un sistema de ocho Vasos Maravillosos, doce meridianos principales y un gran número de vasos secundarios que comunican los meridianos entre si, los meridianos y los vasos maravillosos y los órganos internos.
Los ocho vasos maravillosos son como cisternas que almacenan el qi para permitirle una presión de energía más estable a los doce meridianos principales. Es decir que cuando un meridiano principal se obstruye o disminuye su circulación, los vasos maravillosos le otorgan una mayor presión de Qi que les permite desobstruirse o desbloquearse.
El qi circula por el cuerpo entre lo interno y lo externo nutriendo las células y los tejidos; la respiración permite esta circulación de Qi ya que en la inspiración, que es un movimiento Yin, lleva el Qi hacia el centro. Esto significa que reúne o concentra la energía, por lo que el qi se dirige a lo profundo del los huesos, es decir hacia la médula ósea.
Por el contrario en la exhalación, la energía tiende a superficializarse y a dirigiese hacia la piel; esto hace que que la exhalación sea un movimiento Yang, es decir que expande.
Cuando existe una mala respiración, cuya fase alterada es la inspiración, el Qi pierde presión en el interior de la médula ósea y se producen cuadros de anemia, aplasia medular y disminución de las defensas inmunológicas.
Por el contrario, cuando la exhalación es deficiente, se producen alteraciones de la piel, sequedad, arrugas, caída de los cabellos, etc. Entre estos dos extremos, aparecen múltiples afecciones que dependen de la respiración y que afectan capas intermedias entre la piel y los huesos.

El conocimiento que ha aportado la medicina China a las formas terapéuticas de la respiración
ha sido incalculable.
Para algunos autores Chinos como Tsung Hwa Jou existen ocho métodos principales de respiración, los que a su vez pueden ser combinados de acuerdo a la necesidad terapéutica.

Las ocho formas de respiración serían las siguientes:

  1. Respiración natural
  2. Respiración profunda natural
  3. Respiración de limpieza
  4. Respiración Tonificante
  5. Respiración alternada
  6. Respiración Abdominal o budista
  7. Respiración Inversa o fetal
  8. Respiración de la Tortuga o Inversa Comprimida

Respiración natural

Estos métodos de respiración incluyen a la respiración natural que es la que realizamos inconscientemente en todo momento de nuestras vidas, sin que el pensamiento consciente la modifique, es decir que es la respiración ejecutada en forma automática.

Respiración profunda natural

La respiración profunda natural es aquella que realizamos cuando nos hallamos en lugares naturales e intentamos absorber el aire solamente profundizando nuestra respiración habitual. En los adultos esta respiración suele ser torácica y no abdominal.

Respiración de Limpieza

Las Respiraciones de limpieza son aquellas que poseen propiedades depurativas de energías perversas y tensiones, y se las practica inhalando por la nariz y exhalando por la boca. La exhalación es más lenta que la inhalación. Como ejemplo de este tipo de respiración observamos “El Aliento de los Vientos” que describiré seguidamente.

Inspiración: se hace por nariz en forma lenta suave y continúa inflando el Dan Tian inferior.

Exhalación: se hace con la boca abierta, dejando salir el aire en forma lenta pero con una discreta presión desde el Dan Tian inferior (Contracción del abdomen). En esta forma respiratoria, se combinan además el movimiento de la lengua y de los ojos.

En la inspiración, los ojos miran hacia arriba en un ángulo de 30º pero con los ojos cerrados mientras que la lengua se pega al paladar superior. En la exhalación, los ojos se dirigen hacia abajo en un ángulo de 30º y la lengua se pega al piso de la boca mientras mantenemos la boca abierta para permitir la salida del flujo de aire. En la exhalación se hace un discreto ruido por el pasaje del aire.

Respiración tonificante

Las respiraciones tonificantes, son aquellas que incrementan el vigor en forma rápida pero también inducen al bostezo y a la liberación. En este método se inhala por la boca y se exhala por la nariz. Incrementan notablemente la energía Yang, el cuerpo gana calor y mejora la circulación sanguínea. Un ejemplo de esta respiración es la que se practica en el séptimo ejercicio de la serie de Wu Dan Qi Gong, mirar a izquierda y derecha.

Respiración Abdominal

La respiración terapéutica básica que se practica en el Qi Gong que es la respiración denominada budista o abdominal. Es una respiración lenta y prolongada. En general vigoriza la energía Yin del cuerpo, conectándonos con la tierra y colaborando con el descenso de la conciencia al Dan Tian inferior. En ella se inspira y se exhala por la nariz, en forma lenta, suave y continua. Al inhalar el bajo vientre se expande y se hincha, llenando el Dan Tian de Qi, al exhalar el vientre se retrae con una discreta contracción de la musculatura abdominal y el aire fluye hacia arriba. En esta última fase la energía se compacta en el Dan Tian. Durante la exhalación hay que retraer sutilmente el periné, es decir el músculo elevador del ano, lo que también cerrará los labios vulvares en la mujer y elevará los testículos en el hombre. Este movimiento ascendente del periné, debe ser realizado con delicadeza a fin de no bloquear el flujo de Qi, como se provocaría en la contracción brusca.

La expansión del abdomen debe ser hacia delante, hacia los costados y hacia atrás, es decir hacia la región lumbar, como si fuera una pelota que se infla en todas las direcciones.
La elevación del periné y la contracción abdominal en la exhalación favorecen el ascenso de la energía por el canal medular hacia el cráneo.

Efecto energético: La respiración budista es una forma efectiva de revitalizar la energía Yin de los riñones. Para la medicina China, el Yin es la madre del Yang, por lo tanto, sin energía Yin no se produce energía Yang. Esta respiración hace descender la conciencia al Dan Tian inferior lo que aumenta progresivamente la presión de Qi en el abdomen y en los riñones. Este efecto es lo que los chinos dicen de vaciar el corazón y llenar el abdomen de energía.

Regla general
La inhalación es una fase yin, ya que atrae la energía hacia el centro, es decir que concentra energía, mientras que la exhalación es una fase Yang ya que hace fluir la energía hacia los miembros.

Contraindicaciones: Esta respiración es muy segura para personas de cualquier edad, pero está contraindicada en el embarazo, sobre todo en el primer trimestre. Durante la etapa de embarazo, la mujer debe llevar su concentración al centro del pecho, que es donde se produce la transformación de la sangre roja en sangre blanca (leche).

Recomendaciones para la práctica: Esta es la respiración que deben ejercitar los principiantes de Qi Gong durante los primeros meses, aunque es un ejercicio para realizar durante toda la vida.
Para practicar esta respiración, podemos colocar la palma de la mano derecha sobre el tórax (en el centro del pecho) y la palma izquierda en la región infra umbilical. Debemos sentir que se expande el abdomen inferior mientras que en el tórax no debemos percibir movimiento.
En general, descender la energía hacia la región pélvica en la inhalación, lleva un buen tiempo de práctica por lo que es necesario realizar un trabajo diario al menos 5 o 10 minutos.

 

  • Cintura abdominal controlada: en la fase de inhalación, si bien el abdomen se expande, debemos controlar la tensión de los músculos abdominales como si un cinturón o faja no los deja estirar demasiado. Esto favorece una presión mayor en las vísceras y los órganos, hasta la presión del diafragma debería empujar hacia atrás hasta los riñones. Sin este control, el diafragma no desciende lo suficiente y los músculos abdominales se estiran de tal forma que van a generar un abdomen distendido.
  • Hacer hincapié en la exhalación para vaciar bien el pulmón, es decir debemos realizar una contracción de los músculos abdominales y pélvicos para compactar el abdomen y transferir la presión hacia arriba para expulsar la mayor cantidad de aire. Por eso la exhalación es un fenómeno activo, lo que genera una mayor cantidad de aire en los pulmones en la inhalación.

Efecto Terapéutico:
Al ayudar a descender el diafragma en la inhalación se incrementa el volumen pulmonar y la ventilación alveolar, manteniendo un intercambio de gases adecuado.
El músculo diafragma suele perder funcionalidad debido al estrés y la tensión favoreciendo una respiración más rápida y superficial. Con la respiración abdominal se restituye la función diafragmática y la coordinación de la respiración disminuye el esfuerzo respiratorio. El resto de los órganos internos trabaja también más aliviado por las diferencias de presiones entre abdomen y pelvis. Tanto el hígado como el bazo, expulsan más sangre al ser presionados por el diafragma, lo que facilita su desintoxicación. También las vísceras huecas como el estómago y los intestinos mejoran su evacuación por esa presión intra-abdominal.
Su práctica regular alivia el esfuerzo del corazón ya que el retorno venoso es facilitado por el movimiento diafragmático y disminuye la presión de la aorta y los grandes vasos de los miembros inferiores por lo que el corazón sufre menos sobrecarga.
Algunas patologías que se benefician con esta respiración son:

Hipertensión arterial, asma, enfermedad Pulmonar obstructiva crónica, constipación, cefaleas, trastornos del sueño, trastornos emocionales, dolores musculares y contracturas, gastritis y úlceras gástricas.

Respiración Inversa

La respiración inversa o fetal, es también llamada Taoísta. Es una respiración que eleva la energía Yang lo que aumenta notablemente el vigor, por lo que también es tonificante. Este tipo de respiración es la que realizamos en el vientre materno cuando el cordón umbilical nos alimenta de oxígeno y nutrientes alimentarios.
El abdomen se retrae cuando se inhala y concomitantemente se contrae el periné, llevando la energía delante de la segunda y tercera vertebras lumbares, es decir delante del ming men. La caja torácica no modifica su volumen durante el movimiento respiratorio, sino que se mantiene con una discreta retracción del centro del pecho (esternón).

Durante la fase de exhalación, el abdomen se distiende (sin inflarlo demasiado hacia delante) llevando el aire al Dan Tien inferior y relajamos el periné.
En la inhalación, se lleva el aire al Ming Men, mientras que en la exhalación se separa del Ming Men y entra en el Dan Tien inferior. Estos dos puntos se acercan en la fase inhalatoria y se alejan en la exhalatoria.
Esta presión de energía en el Dan tien va a nutrir la energía de los meridianos manteniendo un flujo de Qi más explosivo.

En esta respiración el yang asciende a la cabeza en la inspiración por lo que puede aumentar la tensión arterial en las personas que son hipertensas. Esto hace que no sea recomendada su práctica hasta pasado los tres meses de entrenamiento de Qi Gong. Tampoco es indicada en los epilépticos o en personas con fiebre.
Cuando el abdomen se contrae en el momento de la inspiración, las vísceras son comprimidas y masajeadas y la columna vertebral se arquea sutilmente hacia atrás y el sacro va hacia delante.
El masaje interno también llega a los riñones que son comprimidos al igual que las glándulas suprarrenales. Esto produce la liberación de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina ) que son hormonas vasoactivas (contraen vasos ), y que poseen propiedades Yang, es decir que generan calor. La vida media de las catecolaminas es muy corta por lo que no existen riesgos de producirse enfermedades, al contrario de ello, se limpian las glándulas de toxinas y se evita el agotamiento físico. En las suprarrenales se libera además testosterona y cortisol que completan las hormonas que ponen en movimiento.

Indicaciones:
Constipación, diarreas, dolores de vientre, acidez, gastralgias, cansancio o falta de vitalidad, falta de energía sexual, dolor lumbar, trastornos menstruales, dolor durante las menstruaciones. En los cuadros de vacío de energía Yang es la respiración más fortificante, tanto para el riñón como para el bazo.

Precausión:
en los pacientes hipertensos, es conveniente tener cuidado con focalizar mas la conciencia en la fase de exhalación y llevar la energía hacia los pies, para evitar el ascenso innesesario de la tensión arterial. Además hay que focalizarse en la pelvis o Dan Tian inferior, no llevando demasiada energía hacia la cabeza.
Es importante practicar esta respiración sin hacer mucha fuerza con el abdomen y el perinéo para no obstaculizar el flujo de Qi. Por ello, es recomendable respirar al 60% de la respiración máxima, en forma lenta, suave y continua, es decir, al finalizar la inhalación seguimos sin retener el aire con la exhalación y visceversa.

En el arte marcial y en el Tai Chi Chuan se practica esta respiración ya que la presión de Qi interna es más fuerte, lo que genera una mayor defensa frente a los golpes del adversario y más vigor al momento de golpear.

Respiración Inversa comprimida

La respiración inversa comprimida, o respiración de la tortuga es la más potente de las respiraciones del Qi Gong, y solo debe practicarse luego de varios meses de práctica de la respiración inversa o taoísta.
Este método de respiración produce una presión de Qi interna muy alta en la región abdominal, lo que incrementa el flujo del mismo hacia los órganos internos y luego hacia los miembros.
La inspiración es por la nariz y se contraen el abdomen y el periné como en la respiración taoísta y luego de una exhalación pequeña de un 10 a 20 %, se desciende el diafragma respiratorio y se ejerce presión sobre el abdomen el que se distiende a gran presión. En este momento estamos reteniendo el aire lo que incrementa la presión en el abdomen. En realidad, la presión es pareja hacia adelante, hacia atrás, hacia los costados mientras que el diafragma desciende y el periné asciende. En realidad los movimientos de descenso del diafragma son como bombazos de presión en el Dan tien inferior. Que se pueden hacer tres o cinco veces y luego exhalamos como en la respiración inversa.
Esta respiración puede ser practicada en muchos ejercicios de Qi Gong luego de haber realizado respiración budista y taoísta.
Estas tres respiraciones practicadas secuencialmente forman la Respiración energética que hace referencia el Maestro Mantak Chia en sus libro “El Qi Gong de la Camisa de Hierro”. En principio se practica respiración budista, luego Taoísta o inversa y por último la inversa comprimida.

Dr. Julio César Escot

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone